Machupicchu: Las piedras que cuentan su pasado

Machupicchu: Las piedras que cuentan su pasado

En la entrada de la ciudad perdida de los Incas

Por fin ha llegado el momento más esperado.

Después de una emocionante semana recorriendo la  Costa Oeste del Perú, ascender el Volcán Misti (5.150 m.) y pernoctar en la isla de Amantaní en el Lago Titicaca, es hora de iniciar el camino que más he soñado y deseado: el legendario Camino del Inca para así descubrir la mítica ciudad de Machupicchu.

 Parto de Cuzco (el ombligo del mundo) desde la estación de ferrocarriles de San Pedro, en un tren de cenefas rojas y amarillas que me dejará en el kilómetro 88. Voy acompañado de 6 personas más, que entre unas cosas y otras he conocido en la misma estación.

La emoción recorre todas mis venas y hace sentirme acelerado y nervioso, pues jamás me hubiera imaginado ser protagonista rememorando el camino hacia la ciudad Sagrada de los Incas.

Desde que un día el azar quiso que ojeara un libro que hablaba de esta grandiosa civilización, de sus logros y hazañas, de sus guerras y conquistas, me he sentido fascinado y atraído.

Aquello que imaginé leyendo esas páginas, se estaba haciendo realidad: redescubrir para mis sentidos la más bella y hermosa de las ciudades de piedra del Nuevo Mundo.

 Sobre el río Urubamba doy los primeros pasos que un día recorrieron antiguos mensajeros y soldados del aquel vasto imperio.

Esta primera jornada, larga y dura, me sitúa a los pies del pico Wayllabamba (2.743 m.). Allí un espectacular paisaje de cumbres nevadas se detiene para observar ese extraño “rosario de hombrecillos multicolores” que no paran de caminar, para preguntarse: ¿ Qué ocultas razones les habrán llevado a recorrer estos intrincados senderos, de los que solo sudor y penas sacaran para sí mismos…?

 Al día siguiente la subida hacia el collado de Wariwalisca (4.200 m.) se convierte en un calvario, pero he de subir para lograr adivinar qué se divisa desde allá arriba.

El campamento más próximo (Río Pacamayo), será el lugar idóneo donde recuperar el físico que me he dejado en estos dos primeros días y así tomarme el resto de la jornada para gozar del paisaje y sentir su brisa, los ruidos, ver las nubes, los rincones que labra el agua que me dan de beber…

 El tercer día el ambiente se torna y cambia de color. Los bosques visten las laderas (Ceja de la Selva) y la neblina corre ligera rozando las copas de los árboles que a veces llegan a cubrir el sendero, que de piedras y escalones van quebrando mis rodillas.

Profundos y hermosos valles ocultan ruinas de antiguas ciudadelas y fortalezas aptas para ser visitadas  que incitan a imaginar la vida en ellas: sus susurros, gritos, sus risas, sus amores e infidelidades… Las piedras te cuentan todo si plácidamente te detienes y las sabes escuchar.

Hoy hay que llegar pronto a Wiñaywayna (última zona de acampada) ya que estará como dicen, abarrotado de sufridos guías cargados como  mulas, excursiones,  tumbonas y bronceadores, y de personajes farándulos y anónimos a quienes solo les empuja lo superficial y el ansia del éxito con el mínimo esfuerzo y a cualquier precio.

En este ambiente buscamos el rincón más retirado de  la masa, pues será el último descanso antes de lograr alcanzar el sueño que he venido persiguiendo.

Pero esta noche no quiere ser noche porque la vigila la luna que acompaña y el cielo estrellado de mil luces brillantes la desvela para que no duerma. Ahora tengo un instante más antes de que mis ojos, que quieren seguir observando, se cierren.

Amanece (4º día). Cuatro o cinco horas me separan de la imagen más veces contemplada y con más ganas que nunca comienzo a mover las piernas. Por fin, tras subidas y bajadas de escaleras labradas por aquellas manos de antaño, veo por primera vez la Ciudad Perdida a los pies del Huaynapicchu (2.743 m.), aquella que jamás lograrían alcanzar los soldados españoles. Aún no me lo puedo creer.

 Pronto me excuso para ir cuanto antes a perderme entre sus muros, sus templos y calles, por que en algún rincón tranquilo me sentaré nuevamente a escuchar viejas historias y fábulas de llantos y alegrías.

Historias que cuentan las viejas piedras de Machupicchu.

Texto y fotos:  Balti Felguera Ballesteros (relato para Altaïr año 2000)

10 Comments

    • Avatar
      mr seo
      feb 1, 2021

      I’ve read some good stuff here. Definitely worth bookmarking for revisiting. I surprise how much effort you put to create such a great informative website. Doodly

    • Avatar
      mr seo
      feb 1, 2021

      Your site is truly cool and this is an extraordinary moving article. Toonly

    • Avatar
      mr seo
      feb 1, 2021

      A debt of gratitude is in order for giving late reports with respect to the worry, I anticipate read more. Kibo Code Quantum

    • Avatar
      mr seo
      feb 1, 2021

      My friend mentioned to me your blog, so I thought I’d read it for myself. Very interesting insights, will be back for more! WordPress Security Plugins

    • Avatar
      mr seo
      feb 1, 2021

      Super site! I am Loving it!! Will return once more, Im taking your food additionally, Thanks. Toxi Burn Supplement

    • Avatar
      mr seo
      feb 1, 2021

      The writer is enthusiastic about purchasing wooden furniture on the web and his exploration about best wooden furniture has brought about the arrangement of this article. Custom Keto Diet

    • Avatar
      mr seo
      feb 1, 2021

      The next time I read a blog, I hope that it doesnt disappoint me as much as this one. I mean, I know it was my choice to read, but I actually thought you have something interesting to say. All I hear is a bunch of whining about something that you could fix if you werent too busy looking for attention. VideoScribe

    • Avatar
      mr seo
      feb 1, 2021

      I must say, I thought this was a pretty interesting read when it comes to this topic. Liked the material. . . . . Flaticon Review

    • Avatar
      mr seo
      feb 1, 2021

      A debt of gratitude is in order for giving late reports with respect to the worry, I anticipate read more. Freepik Review

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code